sábado, 18 de mayo de 2013

Ovnis vidas en otros mundos

La sonda Curiosity habría descubierto vida en Marte. Gran expectativa por inminente anuncio de la Nasa

 

 

 Hace dos días, John Grotzinger, el investigador principal de la misión Curiosity, anunció en una entrevista radial que uno de los instrumentos del sofisticado vehículo había recogido datos que “cambiarán los libros de historia”, lo que se asocia de inmediato a la noticia más esperada por la comunidad científica internacional: el hallazgo de pruebas de la existencia de vida en Marte.
En sus declaraciones a la National Public Radio norteamericana (NPL), el investigador de la NASA aseguraba que “los datos prometen realmente mucho” y anunciaba que los resultados se harían públicos en un par de semanas, probablemente durante la inauguración de la conferencia anual de la Unión Geofísica Americana, el próximo 3 de diciembre.
Hasta ese momento, y para evitar “patinazos“, el equipo de investigadores realizará análisis adicionales para asegurarse de que los datos del Curiosity son, efectivamente, lo que parecen. Pero Grotzinger dio otra pista sobre la naturaleza del descubrimiento. El hallazgo se realizó, en efecto, con un intrumento muy concreto del rover, el SAM (analizador de muestras marcianas), capaz de detectar un gran número de componentes biológicos presentes en el aire o en las rocas, así como de analizar materia orgánica. SAM consta a su vez de tres instrumentos (un cromatógrafo de gases y dos espectrómetros diferentes) que son perfectamente capaces de buscar compuestos del carbono, como el metano, así como restos de oxígeno e hidrógeno o identificar materia orgánica.
Lo cual, por supuesto, sugiere con fuerza que el anuncio de la NASA tendrá que ver con la búsqueda (o el hallazgo) de pruebas que demuestren que en Planeta Rojo hubo (o hay) alguna forma de vida. Durante la tarde de ayer, otros miembros del equipo del Curiosity respondieron a las preguntas de los medios. Y si bien es cierto que intentaron rebajar las expectativas, ninguno de ellos desmintió la posibilidad que que el hallazgo estuviera relacionado con la presencia de vida en Marte.
«El equipo científico está analizando los datos de una muestra del suelo marciano, pero no se puede hablar de eso en este momento», dijo por ejemplo Guy Webster, portavoz del Jet Propulsion Laboratory (JPL). «Esto no cambia los procedimientos habituales: deben confirmar los primeros resultados antes de hacerlos públicos», añadió.
Gran expectación
Por otra parte, Un Mundo Nuevo se puso ayer en contacto con varios exobiólogos de la NASA, quienes confirmaron que el ambiente que se respira en muchas dependencias de la agencia es de gran expectación. “Grotzinger es un científico muy reservado y de una gran reputación -apuntaba a este periódico un investigador desde Houston- y si dice algo hay que tomarselo muy en serio”.
Por si fuera poco, el mismísmo perfil en Twitter del rover Curiosity, que cuenta con más de 1,2 millones de seguidores, añadía leña al fuego: «¿Qué descubrí en Marte?. Ese rumor se extiende deprisa en Internet. Mi equipo considera que está misión será de las que aparecen en los libros de Historia».
De lo que no cabe duda es de que estamos ante un hallazgo de suma importancia, y de que hay muchas probabilidades de que ese hallazgo esté relacionado con la búsqueda de vida en el Planeta Rojo. Una tarea a la que la Ciencia ha dedicado ya varias décadas y que ha supuesto, por ahora, el envío de cuarenta naves científicas a Marte. Si todo va como está previsto, el próximo 3 de diciembre la NASA desvelará el misterio. Hasta entonces, habrá que tener paciencia…


¿Que piensas de la existencia de otros mundos?

 La mayor agencia de inteligencia del mundo ha sido forzada a compartir todos los documentos relativos a cualquier solicitud de la gente, incluyendo el fenómeno OVNI. ¿Esta transparencia será parte de la conspiración?


La relevancia de la investigación alrededor del fenómeno OVNI es tal que los investigadores y fanáticos han provocado cambios en las leyes y en el sistema burocrático, al menos en Estados Unidos, para que el gobierno adopte una postura de transparencia y difusión del material relacionado con objetos voladores no identificados y posible vida extraterrestre.
Mediante el bando de libertad de información (FOIA, por sus siglas en inglés), los estadunidenses pueden solicitar documentos a diversas agencias militares y gubernamentales respecto a cualquier tema o asunto de su interés, y el gobierno está obligado a dar respuesta. “Todas las mayores agencias militares reciben enormes cantidades de solicitudes sobre OVNIs, dice Kel McClanahan, un abogado especializado en seguridad nacional y leyes sobre privacidad.
John Greenwald Jr., escritor y productor de televisión de 32 años, ha solicitado documentos al gobierno desde que tenía 15 años. Hoy, a sus 32 años se ve en posesión de una impresionante colección de 700 mil páginas de documentos del gobierno respecto al fenómeno OVNI, la mayoría de los cuales pueden ser consultados en su página web.
El caso paradigmático ocurrió en 1981. William Spaulding, líder de un pequeño grupo de aficionados OVNI, alegó que la CIA resguardaba información sobre el “panel Robertson”, un comité de inteligencia gubernamental que investigó avistamientos OVNI en 1953. El grupo sometió su solicitud a través de una FOIA y la CIA fue forzada a buscar exhaustivamente documentos al respecto del caso, sentando un precedente judicial que sigue siendo usado hoy en día.
Sin embargo, según el sitio web de la CIA no se trata de ninguna teoría de conspiración. Los OVNIS son “mucho como el asunto del asesinato de John. F. Kennedy. No importa cuánto material publique la Agencia y no importa que plana y prosaica sea la información, la gente continúa creyendo en una conjura de la Agencia o una conspiración.”
En otro caso del 2007, un hombre demandó a la NASA por no entregarle documentos históricos concernientes a cierto objeto supuestamente caído del cielo en Kecksburg, Pasadena, en los 60. La corte determinó que la NASA no cumplió con la tarea de buscar adecuadamente los documentos, y los obligó a hacerlo. El gobierno también ha sido obligado a hacer más comprensivos sus motores y términos de búsqueda para entregar la información que los ciudadanos solicitan.
Pero en lo relativo al fenómeno OVNI parece que el mayor “logro” de estos grupos ha sido que la CIA y la Agencia de Seguridad Nacional publiquen los cables relativos a OVNIs directamente en sus sitios web. Para John Greenwald Jr., “todas mis solicitudes han sido exitosas, de cierto modo. Incluso una respuesta negativa te cuenta una historia y ofrece evidencia. Respecto a los OVNIs, siempre hay algo qué buscar.”
Un verdadero teórico de la conspiración no podría conformarse con la buena fe del acceso a la información, pero tampoco tiene otras vias (al menos legales) para acceder a esta documentación. ¿Será que verdaderamente la CIA no cuenta con nada de información que pueda probar la presencia de vida extraterrestre en nuestro planeta o es que dicha información es mantenida en secreto por todos los medios posibles para que no sea dada a conocer? La moneda sigue en el aire.